El llamado Análisis FODA: sencillo y maravilloso


Quizá su sencillez sea la razón principal por la que el Análisis FODA resulte tan apreciado para comprender el éxito de mercado de algunas empresas. Podríamos decir que muchos misterios del marketing podrían ser explicados bajo la luz de esta sencilla herramienta de análisis.

FODA 2013

FODA: Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas

Fortalezas

Características de la empresa que le permiten competir para conquistar a los consumidores meta, son las ventajas reales sobre las que una compañía puede cimentar el éxito a largo plazo.

Las Fortalezas pueden ser, por ejemplo, contar con personal calificado, instalaciones propicias para su desempeño, una campaña publicitaria bien dirigida, recursos financieros para asegurar el despegue y una buena marca que facilite su comunicación.

Como en un gimnasio las personas pueden aumentar su musculatura, las Fortalezas de la empresa pueden ser incrementadas, pues todo ello está bajo su control.

Oportunidades

A diferencia de las Fortalezas, las Oportunidades se encuentran fuera de la empresa, están en el mercado —con frecuencia son necesidades insatisfechas de los consumidores, aspectos que los competidores han descuidado— y nos permiten desarrollar nuevos productos y servicios: ¡hay que aprovecharlas!

Las Oportunidades no dependen en ninguna medida de nuestra empresa: son condiciones externas, del mundo, del mercado. Al aplicar el análisis FODA debemos ser objetivos para determinar si nuestro producto realmente encontrará consumidores ávidos “allá afuera”.

La combinación entre las Oportunidades del mercado y las Fortalezas de una compañía suele ser una fórmula de éxito. Mas si no existen Oportunidades no importará cuántas Fortalezas tenga una organización, no podrá hacer negocio.

Por sencillo que resulte este principio, con frecuencia es ignorado por muchos empresarios y hasta que enfrentan la falta de éxito descubren en dónde se encontraba su falla: no había en el mercado alguien que necesitara lo que la compañía ofrecía: es decir, no había Oportunidades.

Debilidades

Todas las empresas tienen algún lado flaco —o muchos, lamentablemente. La buena noticia es que las Debilidades de una empresa pueden ser disminuidas o eliminadas por completo: eso está totalmente bajo el control de la empresa.

Conocer las Debilidades de nuestra organización nos permite implementar mecanismos para subsanarlas, para corregir las fallas y convertirlas en Fortalezas.

Amenazas

Al igual que las Oportunidades, algunos factores que podrían atentar contra la estabilidad de una empresa se encuentran fuera de ella, pero a diferencia de las Debilidades, las Amenazas no están bajo nuestro control. Entre las Amenazas más fáciles de entender se encuentran nuestros competidores, naturalmente.

Para comprender las Amenazas reflexionemos: ¿Cómo podríamos anticipar —o detener—  la expansión de los competidores? ¿Podemos tener la certeza de que el gobierno en turno llevará una buena administración pública o una política fiscal correcta?

En la siguiente entrada a este blog expondré algunos casos muy interesantes de empresas con grandes Fortalezas que fracasaron al lanzar ciertos productos: su análisis FODA fue miope y no se percataron de que todo su poderío era insuficiente para competir: no había Oportunidades.

Foco moderno LIL