Publicidad en 6 segundos: el anuncio panorámico.

Buenos tips de publicidad

Cuando ha llegado el momento de impulsar una marca a través de la publicidad uno de los primeros pasos es hacer un Plan De Medios, una gráfica de Gantt en la cual especificaremos a detalle todos los canales de comunicación que idealmente habremos de contratar, el calendario de la publicación de anuncios y sus costos.

Publicidad severamente competida

Los anuncios panorámicos son una alternativa muy compleja y costosa que para ser realmente notoria
representa todo un reto para el publicista más experimentado

Entre todos los anuncios que pueden integrar una campaña de publicidad, en mi opinión el mensaje más difícil de resolver es el anuncio panorámico —llamado también billboard, espectacular o supergráfico—, pues de acuerdo con estudios estadísticos, solo son 6 segundos el tiempo promedio que un conductor de un vehículo en marcha puede apreciarlo.

Todos hemos vivido esa experiencia: conduces por una de esas grandes avenidas modernas y te sale al encuentro un rótulo gigante cuya fotografía llama tu atención. Casi simultáneamente lees el encabezado y entiendes la foto, por un instante más pones tus ojos en la marca… ¡y adiós!

¿Cómo puede un mensaje ser transmitido en solo 6 segundos?

La respuesta es muy sencilla, pero lograrlo es muy difícil: una foto, un encabezado y la marca. No hay tiempo para mucho más. Por ello, independientemente de que en el Plan De Medios esté contemplado contratar panorámicos, al preparar una campaña de publicidad es muy recomendable diseñar primero un panorámico, el mensaje más sintético que un anunciante habrá de preparar para conquistar su mercado meta. A partir del panorámico, escribir un anuncio de radio, de prensa o televisión resultará un juego de niños.

El encabezado

En un anuncio gráfico —del tamaño que sea— el encabezado tiene un 80% de la responsabilidad de que la gente sienta interés por comprender un mensaje. Si bien la fotografía atrae la mirada, el encabezado sostiene la venta y la combinación entre ambos es lo que logra fijar el recuerdo en el receptor.

Tengo muchos consejos interesantes para redactar correctamente el encabezado de un anuncio y con seguridad escribiré sobre ello en una entrada posterior en este blog.

La foto

Estudios estadísticos han demostrado que la figura humana en un anuncio visual es la imagen que más llamará nuestra atención. Ni la comida, ni los animales, ni los objetos son tan atractivos para el ojo humano como las personas. Sin embargo hay anunciantes que ignorando esto llenan sus espectaculares con fotografías variadas, descripciones, teléfonos, su sitio en internet, sus redes sociales y tanta información diversa que lo único que logran es que el receptor simplemente ignore el anuncio.

Por regla general una sola foto es más atractiva que un collage (combinación de varias fotos), así que si queremos atraer la mirada de nuestro consumidor meta elijamos la fotografía de una persona cuya expresión, vestuario, edad, género y actitud tengan relación con el mensaje.

La marca

Con todo lo dicho hasta aquí, el elemento más importante del anuncio panorámico —de toda publicidad, en realidad— es la marca. Tras haber llamado la atención del receptor con una buena foto y haberle convencido con un argumento inteligente en el encabezado, tras los 6 segundos, el consumidor conservará en mente únicamente un link: ¡la marca!

Recomendaciones finales

Hemos de ser muy cuidadosos al revisar un panorámico “terminado” y listo para mandarlo a impresión. Mantengamos en mente que nuestro anuncio estará en un contexto visual muy competido y nadie se detendrá a contemplarlo como lo hacemos nosotros al revisarlo en la computadora. Seamos explícitos con solo una frase y una buena foto. Asumamos que nuestra marca no es conocida por todos: nuestro anuncio debe decir claramente qué ofrecemos al mundo. Después de todo, si necesitamos hacer publicidad, es porque no somos tan conocidos como quisiéramos, ¿verdad?

Y mantengamos en mente algo más: nuestro consumidor meta no está para andar descifrando mensajes complejos: si no entiende nuestro anuncio a la primera no va a esforzarse por comprenderlo y lo mandará al olvido. Después de todo, para que nuestro anuncio le haga “click”, cuenta con solo 6 segundos.

Foco moderno LIL

Aprende más sobre marcas y publicidad
Recibe una notificación en cada ocasión en que publiquemos un nuevo artículo suscribiéndote a nuestro boletín: dale click aquí.